Cerraduras electrónicas

Las cerraduras electrónicas están recibiendo un renombre en el mundo de la seguridad gracias a que son muy utilizadas por las grandes empresas. También se están imponiendo en las puertas de las casas, ya que son sencillas de manejar y son muy cómodas.

La razón de su crecimiento es porque han demostrado ser mucho más seguras que las tradicionales, de aquí que cada vez más empresas y familias están optando por usar este método de seguridad.

Aplicaciones de las cerraduras electrónicas

Estas cerraduras suelen ser instaladas en las puertas de acceso a las empresas, áreas privadas, entrada a edificios o habitaciones de hotel, pero en los últimos tiempos se ha visto un incremento de las cerraduras electrónicas en las puertas de entrada en las viviendas. Las personas están dándose cuenta que éstas ofrecen una gran cantidad de ventajas y no son costosas, además de ofrecer un grado de seguridad mayor que las tradicionales.

¿Cómo funcionan las cerraduras electrónicas?

Cada modelo funciona de una forma distinta, pero ahora os explicaremos un poco sobre el funcionamiento general de las cerraduras electrónicas.

Lo básico es que estas cerraduras electrónicas funcionan a través de un código que debéis introducir en un teclado, pero en el caso de las cerraduras de los portones, por ejemplo, las mismas pueden ser abiertas y cerradas con un mando a distancia. También está el uso de tarjetas, como es el caso de las habitaciones de hotel, donde solo tendréis que meter la misma en la ranura y la cerradura abrirá para dar acceso a los huéspedes.

Pero en el caso de las viviendas, las cerraduras electrónicas funcionan de otra forma para que haya más comodidad. Para que esto pase, se usa un código que permite abrir la puerta a través de un móvil o un mando a distancia. Aunque no parezca muy seguro, las empresas de cerrajería han desarrollado programas de seguridad para que, gracias a la tecnología, a los ladrones la opción de manipular una puerta se les complique aún más.

Para que esto resulte, los códigos suelen ser cambiados cada poco tiempo. Esto también evita que la información no pueda ser accedida por los ladrones. Además, no olvidéis que las empresas están cambiando a este tipo de cerraduras, lo cual demuestra que realmente son muy seguras.

Muchas de estas cerraduras van ligadas al sistema eléctrico para funcionar, aunque esto no quiera decir que no funcionarán al irse la luz. Estas cerraduras cuentan con un sistema de baterías, que les ayuda a seguir funcionando cuando la toma de luz no funcione, para así garantizar la seguridad. Así funcionan las cerraduras de las viviendas, y estas baterías tienen una larga duración, además de poder ser recargadas fácilmente.

¿Son difíciles de instalar?

No os preocupéis, estas cerraduras son tan fáciles de instalar que vosotros mismos podéis hacerlo sin ayuda de un cerrajero. Sólo tenéis que comprar vuestra cerradura y comenzar con el trabajo de instalación, para que en pocos minutos la tengáis lista, con tal de que sigáis las instrucciones del fabricante. Esto os ayudará a ahorrar mucho dinero, como, por ejemplo, el coste del cerrajero.

Aunque, a la hora de comprarla, debéis tener conocimiento del tamaño del cilindro para que realicéis la compra correcta. Si obtenéis otro tamaño diferente al vuestro, os tocará devolver la cerradura, con el fin de adquirir la que se adapte a vuestra puerta.

Las cerraduras más modernas, sobre todo las dirigidas a viviendas, no poseen ningún tipo de cableado, lo cual facilita la instalación.

Cuando la tengáis instalada, lo que de verdad importa es saber configurarla. Si queréis evitar problemas, siempre debéis probar la cerradura con alguien en el interior de la vivienda. Si estáis vos por vuestra cuenta, la programación la deberéis realizar desde el interior para evitar cualquier error inicial que os impida acceder a vuestro hogar más tarde.

Esta última parte puede resultar siendo muy tediosa, pero no es tan complicada. Solo con tener un poco de paciencia, en poco tiempo tendrás la cerradura instalada. Nos os llevará más de una hora y, si tenéis muchos problemas, siempre tendréis la opción de llamar a un cerrajero que realice la tarea sin que tengáis que preocuparos.

Ventajas de las cerraduras electrónicas

Como ya habéis leído, la instalación es muy sencilla; en pocos minutos tendréis la cerradura instalada. La configuración puede resultar ser más complicada, sobre todo si no manejáis bien los aparatos electrónicos. Si no, no os resultará problemática la programación. Así, os ahorraréis la mano de obra del cerrajero, la cual no suele ser muy económica.

Las cerraduras electrónicas cuentan con un sistema de autentificación, el cual es realmente eficaz, ya que resultarán muy complicadas de falsificar. Por esta razón, os aseguramos que, a día de hoy, son una de las cerraduras más seguras del mercado. Si buscáis seguridad y modernidad, os recomiendo realizar la compra.

Si queréis aumentar la seguridad, os recomendamos que generéis un nuevo código cada cierto tiempo. Existen aquellas personas que nunca cambian sus códigos, o lo hacen con poca frecuencia. Nosotros os recomendamos que lo hagáis cada cierto tiempo para aumentar la seguridad.

No tendréis que tener duplicados, ya que no necesitaréis llevar contigo las llaves. Si la cerradura posee un sistema de código a través de Smartphone, solo tendréis que cuidar de vuestro móvil. Como no tenéis llaves, no hace falta que cambiéis la cerradura, y esto os ahorrará dinero a largo plazo.

La seguridad será mucho mayor con las cerraduras electrónicas que con las cerraduras mecánicas.

¿Las cerraduras electrónicas son las cerraduras del futuro?

Aunque todavía queda mucho para responder con veracidad esa pregunta, personalmente os diremos que sí serán las cerraduras del futuro. Actualmente, nos encontramos en la era digital, por lo que es natural que tarde o temprano, la gran mayoría de las puertas cuenten con este tipo de cerraduras.